El sentido como motor de un proyecto - Senda

El sentido como motor de un proyecto

Los proyectos profesionales o empresariales nos llevan a dos niveles relacionales: la tarea y el entorno. En la tarea, podemos contrastar sus competencias y habilidades profesionales, nuestra experiencia o nuestra vocación entre otras. Es, de alguna manera, lo que llevamos en la mochila para poder acometer nuestras funciones profesionales. Si existe un alineamiento entre los recursos disponibles y los recursos que son necesarios para realizar la tarea, la convivencia con esta tarea será mucho más apetecible que si, por el contrario, uno mismo es consciente de que los recursos que hoy tiene a su alcance distan mucho de lo serían necesarios para un rendimiento correcto.

Por otro lado, en relación con el entorno, el individuo tiene una determinada percepción de pertenencia al proyecto en el que está y al grupo humano que lo representa. En cualquier estadio de desarrollo grupal, se sostiene a nivel individual una determinada visión del propio proyecto en el que se participa condicionada por muchas circunstancias, conscientes e inconscientes, que puede afectar a su nivel de alineamiento con el proyecto. En este sentido, la relación con el proyecto no será la misma en un equipo con un nivel de desarrollo grupal avanzado que en uno que se encuentre estancado o, más aún, en conflicto.

Estas dos palancas relacionales, la relación con la tarea y con el entorno, son determinantes para encontrar el sentido de estar en un proyecto concreto. Sin sentido no hay convicción de estar en un proyecto y mucho menos deseo de estar en él. El sentido es el motor que debe llevarnos a la necesaria apropiación del proyecto para alcanzar un determinado objetivo. Antoine de Saint-Exupéry, el célebre autor de El Principito, escribió en uno de sus relatos: “Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo. Evoca primero en los hombres y mujeres el anhelo del mar libre y ancho”.

La apropiación del proyecto es el camino más seguro a la automotivación, tan necesaria para afrontar cualquier objetivo profesional o empresarial. En este sentido, Pep Marí, el prestigioso psicólogo deportivo, afirmaba hace un tiempo a través de su cuenta de Twitter: “Para automotivarse es necesario encontrar sentido a aquello que se hace, disfrutar del camino y aumentar la percepción del reto”.

Es a través de la automotivación que nos podemos entregar al proyecto, depositando en él todo nuestro esfuerzo y todo nuestro compromiso para alcanzar los retos y objetivos previamente definidos.