desarrollo-grupal-Senda

500 días sin un accidente laboral: ¿estímulo o miedo inconsciente?

Dentro de cualquier empresa o institución han adquirido a lo largo de los años una gran importancia factores como la seguridad laboral y la prevención de riesgos laborales. En este sentido, son muchas las empresas que disponen de unos paneles visualizadores específicamente diseñados para transmitir información puntual sobre el número de días transcurridos desde el último accidente laboral. Normalmente son unos marcadores electrónicos dotados de un sistema de contador automático.

En los últimos meses he visitado varias empresas que han optado por este sistema de comunicación para mostrar los días acumulados sin ningún accidente laboral. Estas empresas han instalado el panel con el marcador en un lugar bien visible, generalmente en el acceso a la entrada principal de sus instalaciones. De esta manera, no sólo los propios empleados, sino también los visitantes, como ha sido mi caso, son atraídos visualmente por esa información.

En una de las ocasiones en que visité a una de estas empresas tuve tiempo para reflexionar mientras esperaba el inicio de la reunión que me había llevado hasta allí. En un primer momento pensé que podía sentirme reconfortado de encontrarme en una empresa que acumulaba más de 500 días sin ningún accidente laboral, dado que esto es lo que indicaba el marcador de la entrada. Esto pensé que podía reforzar y estimular a los trabajadores en el cumplimento de su desempeño profesional. De hecho, esto mismo me argumentó el directivo con el que me reuní unos minutos más tarde. Sin embargo, al mismo tiempo una duda consistente empezaba a tomar forma en mi mente.

La duda se basaba en el simple principio de probabilidad que dice que si un suceso puede suceder (es probable, por tanto), será más probable que pueda suceder a cada unidad de tiempo añadido sin que el suceso haya tenido lugar. Aplicando este principio a la siniestralidad laboral tendremos que transcurrido el primer día sin un accidente laboral, en el segundo día las probabilidades de que tenga lugar un accidente son mayores. Esta probabilidad de siniestro realmente aumenta por cada día que se acumula sin que suceda un accidente y, por tanto, después de 500 días sin un accidente las probabilidades de que suceda son mayores que después de 400 días, son mucho mayores que después de 200 días y, por supuesto, increíblemente mayores que después de 10 días sin accidentes.

A partir de aquí me cuestiono sobre la conveniencia o no de dar esta información o, al menos, de darla en este formato. Quizás el tener la confianza de que un equipo humano pueda acumular 500 días sin un accidente puede propiciar cierta relajación (“aquí no pasa nada”) cuando quizás habría que advertir a ese mismo equipo que el peligro está cada vez más cerca dado que si algo puede suceder, acabará sucediendo.

Pero lo trascendental de esta situación es que no es ajena al razonamiento humano y que es más que probable que internamente esta información esté sembrando un miedo que por inconsciente puede no ser detectado pero que se vaya instalando en los equipos de trabajo y en la misma cultura organizativa.

Un plan de comunicación efectivo que vaya más allá de un simple contador numérico y el mantener a los equipos de trabajo en un buen nivel de desarrollo grupal permiten superar estos miedos inconscientes y evitar que estos se conviertan en frenos para la innovación y el crecimiento en las empresas.